Smartick Pruébalo gratis Abrir el Menú Móvil ¡Pruébalo gratis!
Smartick es un método online para que los niños dominen las matemáticas con solo 15 minutos al día
¡Pruébalo gratis!

06Feb

Smartick vuelve de BETT con las pilas cargadas

BETT

Dijimos que volveríamos para contarlo y aquí estamos, de vuelta de BETT, la feria de tecnología educativa más importante del mundo. Se celebra en el pabellón de congresos de Londres, el ExCel, en unos muelles antiguos del Támesis. ¿Nuestras impresiones? Por partes.

BETT es abrumador

Después de cuatro días daba la sensación de que te podías haber perdido algo. Un ejemplo: había tres auditorios con programación simultánea. El pabellón tenía varias puertas con acceso a tres pasillos principales con cientos de expositores. Nosotros agradecimos estar bajo la bandera de España con el ICEX, en un pabellón que estaba muy bien montado para darnos visibilidad. Hemos descubierto, por ejemplo, que estar en una esquina es estupendo para atender a dos pasillos.

Grandes tecnológicas

No estaba Apple, que había organizado un evento para profesores el día anterior en Londres, pero sí estaban Google y Microsoft, las dos con unos stands impresionantes. Con espacio para pequeños auditorios en los que se explicaban los distintos programas de las dos empresas para las aulas. De hecho, nosotros estábamos enfrente de Microsoft, David y Goliat. Pero, esto nos lleva al siguiente punto.

Small is beautiful

Smartick es una empresa pequeña para lo que había en BETT, pero no era la única de ese tamaño. Mi percepción personal es que los stands demasiado grandes hacían que no supieras por dónde empezar a mirar. Eran todo pantallas enormes en diferentes paneles. Sin embargo, en los pequeños, notabas las ganas del personal por contar sus proyectos y cómo funcionaban. Venimos contentos, además, porque no vimos ningún producto con un propósito tan claro como el nuestro: matemáticas a medida de cada niño para que lo haga 15 minutos todos los días. Es más, vinimos convencidos de que nuestra labor de darle a los padres lo mejor de la enseñanza de las matemáticas, sin necesidad de pasarse horas buceando por la red en busca de recursos gratuitos, cada vez tiene más valor.

Público

Nos encontramos sobre todo con profesores y con responsables educativos de colegios, además de distribuidores de productos de distintas regiones. Había asiáticos (pudimos hablar con gente de Singapur, China, India y Corea del Sur), pero también latinamericanos, rusos, noruegos, daneses, franceses, alemanes, italianos… Y, sí, españoles. Nos hizo mucha ilusión que nos saludaran Ana, Carlos y su hija Gabriela, de Coruña, que lleva tiempo haciendo Smartick. Y Juan Luis , que trabaja en Amazon en Luxemburgo y tiene cuatro hijos Smartick. También fue un placer charlar con Javier Tourón. Es admirable cómo está siempre a la búsqueda de recursos que puedan ser útiles para los niños de altas capacidades.

BETT

No seguimos ningún curriculum

Esa fue de las frases más repetidas en nuestro stand. Eso hacía que algunos profesores lo vieran con escepticismo pero a otros muchos les encantara. Explicamos que tenemos a un equipo de matemáticos y de pedagogos que estudian a fondo distintas maneras de enseñar matemáticas. Lo aplicamos en una plataforma que, cada seis semanas, se actualiza. Eso nos permite que usen Smartick niños de cien países. Somos un entrenamiento de matemáticas que va mucho más allá del temario de los libros de primaria y se adapta a cada niño.

Tendencia a no usar el inglés

No sabemos si es una tendencia importante o no, pero comprobamos que los nórdicos no empiezan a aprender inglés en primaria e incluso pudimos hablar con un profesor noruego que nos decía que sus alumnos usan otros idiomas propios del norte del país. También hubo israelíes que nos dijeron que sólo interesaba Smartick si lo traducíamos al hebreo, islandeses al islandés o austriacos al alemán.

 Pero estaremos en portugués brasileño

Nosotros seguimos con nuestra apuesta por el inglés y por el español, pero sí que anunciamos en BETT que tenemos casi lista una versión en portugués para Brasil. Y lo dijimos porque pudimos hablar con muchos brasileños.

Descubrimos productos maravillosos

En el pabellón del ICEX estábamos al lado de Chiara. Allí, comprobamos cómo unas gafas de realidad virtual pueden cargar varios escenarios con actores reales en auditorios para ensayar cómo se habla en público. Al acabar, dan feedback sobre cómo ha sido el tono de voz, la riqueza del vocabulario, la seguridad al hablar… Les va muy bien y les irá mejor porque en España (y en el mundo) necesitamos mejores matemáticas y, sí, también hablar mejor en público.

Pabellones nacionales

Nos paseamos por el de Israel, para enterarnos de una gran feria de inteligencia artificial que celebran en septiembre. Nos llamó la atención el inmenso de Egipto, donde presumen de estar dando la vuelta a la educación (“mentira”, nos dijo el director de un colegio). En el francés descubrimos Marbotic y nos quedamos con ganas de probarlo para los más pequeños. Muy interesante cómo interactúan las piezas de madera con las pantallas.

Nuestra singularidad

En definitiva, hemos vuelto de BETT con las pilas cargadas para seguir nuestro camino porque hemos confirmado que somos un método único. Sí, los hay que siguen los curriculum nacionales. Hay millones de ejercicios gratis on line. Pero nadie se ha molestado en cocinar el plato perfecto de matemáticas adaptado a las necesidades de cada niño. Nadie ha hecho esa mezcla de matemáticas serias y un poco de gamificación para mejorar la motivación. Algunos nos dijeron que era caro. Le hablamos de otras opciones físicas que cuestan el doble y, sobre todo, les animamos a que hicieran la prueba gratuita. Nos encanta que nos pongan a prueba y comprueben que Smartick vale lo que cuesta.

Ha sido una experiencia intensa, creemos que hemos sembrado mucho. Y, en principio, volveremos a BETT el año que viene. Con el ICEX. Marca España.

BETT

Para seguir aprendiendo:

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Cree que no sabe ser más que periodista y, por curiosa, anda ahora entusiasmada leyendo sobre la enseñanza de las matemáticas, sus fallos y sus mejoras en el mundo. Si se le hubieran dado mejor los números, puede que hubiera sido médico, como su padre y como su abuelo. Pero, además de sentirse apabullada por las derivadas, se le cruzó un reportaje de la revista Rolling Stone aquel año que pasó en Seattle. Domina el inglés y nunca pensó en las matemáticas como en el verdadero lenguaje universal. Es corredora de paseo marítimo de Torremolinos y tiene tres hijos que coleccionan ticks de Smartick: Pablo, Luis y Berta.
Berta González de Vega

Añade un nuevo comentario público en el blog:

Los comentarios que escribas aquí serán moderados y visibles para el resto de usuarios.
Para consultas privadas escribe a [email protected]

El e-mail se mantiene privado y no se mostrará publicamente.

Política de privacidad