Matemáticas de primaria

Smartick - Matemáticas a un click

Pruébalo gratis Abrir el Menú Móvil
¡Pruébalo gratis! o Inicia Sesión

15Mar

10 consejos para que los niños hagan solos los deberes

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

deberes

En Smartick, donde insistimos mucho en que las sesiones de 15 minutos las deben hacer los niños solos, hemos querido hacer una lista de ayuda para que los padres no pasen buena parte de la tarde haciendo con sus hijos los deberes del colegio.

  1. Un sitio fijo para hacer los deberes: no, no se trata de que todos tengamos la suerte de poder sentarnos en una biblioteca preciosa donde los niños, rodeados de un ambiente académico, se pongan a hacer los deberes. Pero, teniendo en cuenta el tamaño medio de las casas, basta que tengan un sitio fijo donde hacerlos. Puede ser una mesa de la cocina convenientemente despejada, o un escritorio en su dormitorio o la mesa del salón. Pero siempre el mismo sitio, con lo que precisen y que se encarguen ellos de saber qué es. Que no seamos los padres los que vaciemos las mochilas buscando qué deberes tienen.
  2. Rutina: Lo mismo que con el sitio, los niños deben saber que hay una hora fija para poder hacer los deberes. Que no es cuando les apetezca, cuando se acuerden, cuando sea. Que sepan, por ejemplo, que después de merendar al llegar del cole es un buen momento. En su sitio, a su hora y en un ambiente de relativa tranquilidad. Eso no quiere decir que se imponga el silencio, pero sí parece razonable que no esté encendida la televisión o una radio a todo volumen. Ellos tienen que notar que es un momento importante de concentración.
  3. No empezar por lo más difícil. El ejercicio mental es como el físico, requiere cierto calentamiento. Así conviene no empezar por el reto más duro.
  4. Aprovechar para enseñarles a ser autónomos y amar el conocimiento. Una tarde de deberes puede ser el momento precioso en el que los padres le expliquen a sus hijos cómo se buscan palabras en el diccionario familiar. O se puede aprovechar para contarles algo más del tema que están tratando. Que aprecien que es un momento dedicado a aprender y lo que eso significa: el mundo se irá abriendo delante de sus ojos de distintas maneras, dependiendo de todo lo que vayan descubriendo. Es lo que nosotros intentamos transmitir con las matemáticas.
  5. No abusar de los grupos de whatsapp de padres. Está bien poder consultar en un momento dado si alguien se ha llevado la chaqueta o el libro de nuestros hijos o ponernos de acuerdo sobre un regalo de cumpleaños, pero no pueden convertirse en las agendas de los niños o en una cooperativa de soluciones a los problemas de toda la clase. Lo del trabajo colaborativo absoluto está bien para más adelante y sin sus padres de intermediarios.
  6. No quejarse delante de los niños. Sí, puede que algunos deberes sean absurdos, que haya profesores que no parezca que tengan en cuenta nuestros deseos de no ayudar a los hijos pero conviene que esas conversaciones las tengamos lejos de los niños. Esa es justo la manera en la que se socava la autoridad del profesor. ¿Con qué actitud irán nuestros hijos a clase si nos han escuchado meternos con sus profesores?
  7. Usa los incentivos. En un mundo ideal, lo suyo es que los niños hagan los deberes porque aprecien que es bueno para su aprendizaje. Pero no siempre ocurre. Influyen muchas variables y puede ser que, para algunos, funcionen los incentivos o los castigos. No hay media hora de dibujos si no se hacen los deberes. No se toca el ordenador si no se hacen. El fin de semana se podrán tomar un refresco. O unas pocas chuches. Lo que se quiera que sea razonable.
  8. Ellos solos: Es una conversación recurrente entre los padres de hoy en día: ¿A que nuestros padres no nos ayudaban tanto? Y es que no debemos ayudar. Puede ser que haya profesores que manden deberes que precisen de la colaboración de los padres, pero no debería ser la norma. Los deberes están hechos para repasar lo que han aprendido en el colegio. Para que, por su cuenta, investiguen sobre países, animales, etc. ¿Qué conseguimos ayudándoles? Esa es la pregunta a la que debemos contestar antes de sentarnos con ellos. Pero que sepan que estamos ahí por si tienen una duda.
  9. La amenaza suprema. Si todo ha fallado, si los niños no quieren, se empeñan en que no, entonces,  conviene poner cara muy seria, todo muy calmado mejor que gritos y decir: “No pasa nada. Ahora mismo escribo una nota y le digo al profesor que no quieres hacer los deberes”. Suele funcionar. Pero es un arma de la que no conviene abusar, es último recurso total.
  10. Todos estos consejos se pueden resumir en lo siguiente: rutina, calma, sitio fijo, autonomía y transmitirles que los deberes son importantes porque ayudan a aprender. Sí, para la intimidad de los padres dejamos todo lo demás: que si son demasiados, que si el profesor no se lo ha trabajado, que si tenemos en España más deberes que en otros países a los que les luce mejor el pelo en PISA.

Para seguir aprendiendo:

Berta González de Vega

Berta González de Vega

Periodista. Bloguera en Smartick. En los cuatro últimos años, lectora compulsiva de todo lo que tenga que ver con la educación. Madre de tres niños Smartick.
Berta González de Vega

9 Comentarios

  • Mariana13 Mar 2017, 22:26

    Pienso lo mismo, mi hijo va en tercero de linder y hace 6 tareas diarias aparte de leer 3 veces una lectura y aprenderse lo de la tarea. El no disfruta, la sufre y se estresa mucho. Lo que hace que a veces lo presionamos para que termine o aprenda y acabamos en conflicto los papás. Y ya no hubo tiempo ni familiar ni de juego. Apenas si rinde el día y al día siguiente lo mismo.

    Responder
  • Veronica13 Mar 2017, 22:21

    Y cuando les encargan tarea de los libros que se debe trabajar en equipo en el salón y no se toma la maestra la precaución de checar q dicen las páginas yo he hablado con los maestros sobre eso y medio se molestan me ha pasado varias veces con mis hijos

    Responder
  • Axel claver30 Mar 2016, 20:02

    Yo pienso que los deberes son un error, no tienen nada de positivo, no sirven para nada bueno y si tienen muchos efectos perjudiciales. Así se lo expreso a mis hijos, porque es lo que yo pienso. Así que les animo a que no hagan los deberes, que dediquen la tarde a preparar una buena réplica al profesor que le demuestre que su método educativo es caduco y perjudicial. Pero ellos prefieren hacer las 50 multiplicaciones … y evitarse problemas 🙁
    Pedir a los padres que mantengan la confianza de su hijo en un sistema que ha demostrado su incompetencia, incluso en contra de sus propias ideas, es no creer en la educación.

    Responder
  • Sonia16 Mar 2016, 20:15

    Tienes toda la razón con los consejos sobre los errores que cometemos los padres.

    Responder
  • Toñi16 Mar 2016, 17:04

    Muy interesante. Y también útil. Gracias

    Responder
    • Belén Rueda16 Mar 2016, 17:26

      Gracias Toñi!

      Responder

Añade un nuevo comentario:

El e-mail se mantiene privado y no se mostrará publicamente.

Política de privacidad