Matemáticas primaria

Smartick - Matemáticas a un click

Pruébalo gratis Abrir el Menú Móvil
¡Pruébalo gratis! o Inicia Sesión

27Jun

Mejora la comprensión lectora y mejorarás también en matemáticas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Uno de los hitos más importantes que tienen lugar durante la etapa escolar sucede cuando los niños pasan de aprender a leer a “leer para poder aprender”. Por eso, y puesto que una buena comprensión lectora es esencial en la adquisición de nuevos conocimientos, mejorarla tendría un efecto positivo en el rendimiento académico de los niños en todas aquellas asignaturas en las que la lectura sea la fuente principal de acceso a la información. Y las matemáticas se encuentran entre ellas.

Son muchos los estudios que han puesto de manifiesto la relación que existe entre determinados aspectos lingüísticos y las capacidades matemáticas (ver, por ejemplo, Zhang, Koponen, Räsänen, Aunola, Lerkkanen y Nurmi, 2014). Uno de los ámbitos en los que más evidente se hace esta conexión es en el de la resolución de los problemas verbales. El importante papel de los problemas verbales y sus implicaciones en la enseñanza y aprendizaje de las matemáticas merece ser tratado con detalle (esperamos hacerlo en próximos posts).

Por el momento, basta con recordar que, desde nuestro punto de vista, la enseñanza de las matemáticas debe estar basada en la comprensión y que los problemas verbales tienen que constituir contextos significativos para los niños, en los que sea necesario realizar un proceso de reflexión. Sin embargo, este proceso de reflexión no siempre tiene lugar. Algunos autores sugieren que cuando los niños se enfrentan a un problema, en lugar de pararse a entender la situación planteada, se limitan a aplicar algoritmos y a operar con todas las cantidades disponibles, sin detenerse a pensar si todas son necesarias o no (Verschaffel, Greer y De Corte, 2000).

Comprensión lectora

Un grupo de investigadores norteamericanos ha partido de esta última afirmación para diseñar un estudio en el que se pretendía demostrar, entre otras cosas, que enseñar a los niños un determinado tipo de estrategia de comprensión lectora puede repercutir positivamente en la resolución de los problemas verbales (Glenberg, Willford, Gibson, Goldberg y Zhu, 2011).

El método que proponen Glenberg y colaboradores se denomina “Moved by Reading” y, según ellos, enseña a los niños una estrategia fundamental para la comprensión de cualquier tipo de texto: la de representar mentalmente la situación descrita. Brevemente, el método consta de dos fases. En la primera, se leen al niño una serie de frases y se le pide que manipule determinado tipo de elementos (juguetes u otros objetos) para simular o representar lo que se acaba de leer. Reproducir las frases de este modo aumenta la riqueza de la información que está siendo procesada (por realizarse tanto a nivel sensorial, como cognitivo, motor o emocional) y, por tanto, favorece su comprensión. Además, la simulación que realiza el niño permite comprobar rápidamente si realmente ha entendido la frase o texto leído.

Una vez que los niños tienen práctica en la representación física de las historias, comienza la segunda fase. En ella tienen que aprender a prescindir de los elementos manipulativos y a reconstruir los textos de la misma manera, pero mentalmente. Es lo que ellos llaman “manipulación imaginaria“. Los autores encontraron que los niños que fueron instruidos en este método mejoraban la comprensión lectora (Glenberg et al., 2011).

Por eso, en el estudio que estamos comentando, los investigadores decidieron ampliar los ámbitos de aplicación del método y diseñaron una serie de textos consistentes en problemas matemáticos, todos ellos con información adicional irrelevante para solucionar el problema. Comprobaron que los niños que habían trabajado la estrategia de construcción de modelos mentales vía “Moved by Reading” resolvieron correctamente más problemas que aquellos a los que no se les enseñó esa estrategia. La causa de esta mejora, según los autores, se debe al hecho de que la manipulación imaginaria del texto les ayudaba a entender la situación problema y a identificar cuáles eran los datos numéricos realmente relevantes.

Es necesario seguir validando el método “Moved by reading” y comprobar si sus efectos se mantienen a largo plazo en nuevas investigaciones antes de sacar conclusiones precipitadas. Sin embargo, lo que sí se ha vuelto a poner de manifiesto en este artículo es la necesidad de ayudar a los niños desarrollar una serie de habilidades para resolver de forma efectiva los problemas verbales y, entre otras cosas, estas pasan por ayudarles a establecer conexiones entre lo simbolizado en los problemas y el mundo real.

 

Referencias:

Glenberg, A. M., Willford, J., Gibson, B. R., Goldberg, A. B., Zhu, X. (2011). Improving reading to improve math. Scientific Studies of Reading, DOI 10.1080/10888438.2011.564245.

Verschaffel, L., Greer, B. y De Corte, E. (2000). Making sense of word problems. Lisse, The Netherlands: Swets and Zeitlinger

Zhang, X., Koponen, T., Räsänen, P., Aunola, K., Lerkkanen, M-J., y Nurmi, J-E. (2014). Lingüistic and spatial skills predict early arithmetic development via counting sequence knowledge. Child Development, 85 (3), 1091-1107.

Para seguir aprendiendo:

Ana Escudero

Ana Escudero

Doctora en Psicología. Forma parte del equipo de desarrollo de contenidos de Smartick. Su labor se centra principalmente en la adaptación de los contenidos a los niños con necesidades educativas especiales y en el desarrollo de materiales en los que se trabajen las funciones cognitivas básicas.
Ana Escudero

Latest posts by Ana Escudero (see all)

9 Comentarios

Añade un nuevo comentario:

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará publicamente.