Matemáticas de primaria

Smartick - Matemáticas a un click

Pruébalo gratis Abrir el Menú Móvil
¡Pruébalo gratis! o Inicia Sesión

10Ene

Enero, tiempo de buenos propósitos y a tiempo para notazas en mates

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

buenos propósitos

Estamos todavía de estreno de 2018 pero, a estas alturas, seguro que ha leído que la mayoría de las personas no somos capaces de convertir en un hábito los buenos propósitos que solemos hacer para el año nuevo. Es una justificación estupenda para casi ni empezar a correr, a dejar de fumar, a ir al gimnasio, a no discutir tanto, a cortar horas de redes sociales, a aumentar las de lectura de libros en el transporte público camino de Pilates.

Pero nosotros tenemos evidencia de que se puede hacer algo. Todos los años, después de Navidad, tenemos a padres que deciden que seis meses es un tiempo suficiente para conseguir que sus hijos vayan con más confianza en la clase de matemáticas. O, dicho de otra forma, que en los tres meses que han transcurrido de curso se han dado cuenta de que sus hijos necesitan un empujón o podrían hacer más de lo que se exige en el aula de su colegio. En cualquiera de los dos casos, Smartick es la solución.

Smartick, en enero, es la vacuna que necesitan los niños contra el suspenso en junio. Se administra en dosis diarias de 15 minutos adaptados al potencial de cada uno. Es un remedio cómodo, porque se toma en casa. Y no requiere ninguna involucración de los padres, más allá de recibir un correo con el resultado de la sesión. A lo largo de los años, no nos deja de sorprender la cantidad de gente que quiere “curar” el fracaso en matemáticas de sus hijos con unas clases particulares en junio. Con la “vacuna” de Smartick, el niño recupera confianza y autoestima ya que se ve capaz de afrontar los ejercicios adaptados a él en cada sesión, lo que conlleva un aumento de las defensas contra la ansiedad de las matemáticas.

La ansiedad matemática es una patología muy extendida, incluso entre padres y maestros de primaria. Además, es algo que se contagia. Los niños notan que algunos de sus maestros no tienen a los números como sus mejores amigos. En casa basta que escuchen una frase como “claro, es que a mí se me daban fatal las matemáticas” para que crean que han nacido con un gen inexistente que les impedirá disfrutar con el álgebra. En Smartick no podemos garantizar que todos los niños sean unos brillantes matemáticos, aunque tenemos a bastantes de asociaciones de altas capacidades, pero sí sabemos que si en enero empiezan con Smartick como un hábito diario aprobarán en junio sin problemas. O resolviendo sus problemas. Y es una tranquilidad, ¿no?

Pues ya saben, si ustedes no pueden con otros buenos propósitos de 2018, prueben con estos 15 minutos de matemáticas para sus hijos. A lo mejor en unos meses son ellos los que les enseñan que sí se pueden adquirir buenos hábitos, como esta gimnasia de neuronas diaria, para tener a las matemáticas en plena forma.

Muy Feliz 2018.

Para seguir aprendiendo:

Berta González de Vega

Berta González de Vega

Periodista. Bloguera en Smartick. En los últimos años, lectora compulsiva de todo lo que tenga que ver con la educación. Madre de tres niños Smartick. Domina el inglés pero nunca pensó en las matemáticas como el verdadero lenguaje universal.
Berta González de Vega

Añade un nuevo comentario público en el blog:

Los comentarios que escribas aquí serán moderados y visibles para el resto de usuarios.
Para consultas privadas escribe a info@smartickmethod.com

El e-mail se mantiene privado y no se mostrará publicamente.

Política de privacidad

1 Comentario;

  • Manuel Blanco11 Ene 2018, 02:53

    tengo un niño que está estudiando primaria y ocasionalmente no dispongo de tiempo para ayudarlo. Eso es lo que necesito, muchas gracias.

    Responder