Smartick Pruébalo gratis Abrir el Menú Móvil ¡Pruébalo gratis!
Smartick es un método online para que los niños dominen las matemáticas con solo 15 minutos al día
¡Pruébalo gratis!

28Jul

Smartick: transparencia matemática

matemática
Diplomas en Smartick

Una de las cosas que está pendiente de conseguir en distintos sistemas educativos es la evaluación de los profesores o de los colegios. Es un asunto muy complejo y que levanta muchas ampollas en todos los países, desde EEUU a España, donde el Gobierno decidió echar para atrás el tema de las reválidas nacionales y la evaluación del profesor se quedó en unos cuantos titulares cuando el profesor José Antonio Marina presentó su propuesta.

Por eso una de las cosas que supone todo un reto, pero es de lo más gratificante a la vez, es la absoluta transparencia de Smartick: aquí se ve a diario cómo lo han hecho los niños y, además, se pueden comprobar sus avances en matemática con más o menos detalle dependiendo de las ganas de los tutores para ir profundizando en la web que tienen a su disposición. Porque, los padres, si quieren, tienen acceso de inmediato a cada ejercicio de los que han hecho sus hijos e incluso lo que han tardado en cada uno. Luego, además, puede comprobar cómo ha ido mejorando en el colegio.

Para que eso ocurra, nosotros dejamos claras nuestras condiciones de partida: Esto no es un método milagroso ni podemos prometer aprender matemáticas sin esfuerzo y en dos días. No. Smartick, para que funcione y se noten los resultados, tiene que hacerse un mínimo de cinco días a la semana, algo que no parece difícil de conseguir dado que nuestras sesiones son de 15 minutos al día. Si se cumple esa premisa, nosotros estamos seguros de que los niños perciben que su confianza con las matemáticas aumenta y, en consecuencia, los resultados en el colegio.

Nuestro sistema de inteligencia artificial, además, consigue con total seguridad saber si los niños de verdad han aprendido los conceptos. Nosotros no nos conformamos con lo que nos digan ellos, como podría pasar en clase o en una academia: vemos de inmediato lo que contesta y lo que tarda en contestar. Esto hace que Smartick sepa en ese preciso instante si debe o no avanzar o quedarse a consolidar esos conceptos. Además, les sometemos a una prueba de repaso de lo avanzado que acaba con la entrega de un diploma. Como se han dado cuenta los profesores valientes que se han atrevido a poner Smartick en sus clases, nosotros permitimos personalizar al máximo los tipos de ejercicio, como no podría hacer por carga de trabajo ningún profesor.

La fase más bonita que detectamos en los niños es cuando, tras una época en la que se ha dado cuenta de que Smartick es una obligación, o sea, pasado el entusiasmo inicial, se siente muy seguro en su clase de matemáticas. Sólo esa confianza les sirve ya de combustible interno para motivarse ellos solos. Conseguir esa motivación interna en miles de niños es algo que nos satisface enormemente.

Todos los días, los padres reciben el resultado de la sesión, con errores y aciertos, cosas medibles. Transparencia matemática. Pero sabemos que hay algo más intangible que es el aumento de la autoestima con los números de los niños. Esa es nuestra evaluación. Los padres nos pueden despedir de sus vidas en cualquier momento si no están contentos. Pero casi a diario, sin embargo, nos llegan historias de niños que nos han convertido en parte de su rutina, niños que ya forman parte de nuestro equipo.

Para seguir aprendiendo:

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Cree que no sabe ser más que periodista y, por curiosa, anda ahora entusiasmada leyendo sobre la enseñanza de las matemáticas, sus fallos y sus mejoras en el mundo. Si se le hubieran dado mejor los números, puede que hubiera sido médico, como su padre y como su abuelo. Pero, además de sentirse apabullada por las derivadas, se le cruzó un reportaje de la revista Rolling Stone aquel año que pasó en Seattle. Domina el inglés y nunca pensó en las matemáticas como en el verdadero lenguaje universal. Es corredora de paseo marítimo de Torremolinos y tiene tres hijos que coleccionan ticks de Smartick: Pablo, Luis y Berta.
Berta González de Vega

Añade un nuevo comentario público en el blog:

Los comentarios que escribas aquí serán moderados y visibles para el resto de usuarios.
Para consultas privadas escribe a [email protected]

El e-mail se mantiene privado y no se mostrará publicamente.

Política de privacidad