Smartick Pruébalo gratis Abrir el Menú Móvil ¡Pruébalo gratis!
Smartick es un método online para que los niños dominen las matemáticas con solo 15 minutos al día
¡Pruébalo gratis!

11Ago

Parezco una ingeniera

Si algo queda claro en el debate sobre por qué no hay suficientes mujeres en las ingenierías y las ciencias básicas es porque las niñas no tienen muchos modelos en los que fijarse. Aunque el asunto de los modelos también afecta a los chicos, claro. Futbolistas y famosos de todo pelo copan mucho más espacio en los medios que los científicos y tampoco queremos desde aquí que eso cambie. Los experimentos de ingeniería social obligatoria no nos gustan. Pero sí que nos encanta resaltar iniciativas que luchan contra los estereotipos de las mujeres en ciencia.

Intentamos resaltar los logros de las chicas en matemáticas. Porque, desde nuestra experiencia, vemos a diario, con los miles de ejercicios que hacen todos los días nuestros alumnos, que no hay diferencia entre los chicos y las chicas.

En este camino, de todas maneras, vamos aprendiendo. Por ejemplo, en nuestra tienda virtual en la que los niños pueden adquirir con sus ticks disfraces para sus avatares acabamos por poner equipaciones de equipos de fútbol, disfraces de superhéroes y, sí, también de princesas. Procuramos no ser fundamentalistas de nada e hicimos caso a las peticiones en el pozo de las sugerencias.

En el fondo, se trata de deshacernos de prejuicios. De todos.  Que puedes programar y pintarte las uñas, que puedes ser buena en matemáticas y teñirte el pelo del color que más te guste, que puedes estar en un laboratorio y pensar que las uñas de los pies azules quedan bien con esas sandalias.

ingenieraDe eso precisamente va una de las campañas espontáneas que más está haciendo para derribar estereotipos sobre las mujeres en la ingeniería. #Ilooklikeanengineer fue  la etiqueta elegida por Isis Wenger, una ingeniera de sistemas en una empresa de San Francisco que salía retratada en un anuncio de la compañía. Isis escribió en Medium cómo le habían chocado algunas reacciones a ese anuncio, sobre todo las que decían que era imposible que fuera ingeniera por su aspecto. O sea, porque es guapa. Y mujer.

De ejemplo contrario, pone otro anuncio donde aparece un empleado de Ruby on Rails en calzoncillos y se anuncia el talento más cachondo en tecnología. En ese post, la ingeniera pedía usar la etiqueta #Illooklikeanengineer para dar visibilidad a todas las mujeres que están trabajando en la industria. Y hubo una respuesta mundial. Madres ingenieras con hijos en las fotos, ingenieras con rastas, con piercings, muy discretas, atrevidas, todo un elenco variado, como la humanidad misma.

Por eso, ¿quién dictamina el aspecto que deben tener las ingenieras?

Gracias a la campaña, de la que se han hecho eco los medios más importantes, hemos podido conocer a Tracy Chou, la ingeniera de Pinterest, que ha retratado Vogue que quiere poner números a la presencia femenina en Silicon Valley. Según lo que ha recolectado, las mujeres no llegan al 20% en ningún área técnica de las grandes compañías. Pero eso no es ninguna sorpresa, porque, en realidad, ¿debería haber en Silicon Valley un sesgo femenino favorable si no hay más de ese porcentaje en las carreras universitarias? En ese retrato, se explica que Chou es aficionada a los rocódromos, deporte de moda en esa industria en la que se refieren a las escaladas como rutas y problemas.

Pues bien, en Smartick queremos llegar arriba, o sea, ver a muchas mujeres en el mundo tecnológico, pero, para eso, sabemos que son muchas las que tienen que empezar a escalar y eso significa evitar que, en la adolescencia, sean muchas las que abandonan las matemáticas. Por prejuicios, falta de modelos, o porque, como los niños, alguna vez perdieron pie con los números. Para evitarlo, estamos nosotros, desde los cuatro a los 14 años. Derribando estereotipos y dedicándonos a cada uno de los niños de manera individualizada.

Esperamos que, dentro de pocos años, nadie se plantee que hace falta una campaña como la iniciada por Isis Wenger que, por cierto, tiene un aire a la niña mayor de Phil y Claire en Modern Family. Alex es la buena estudiante, apasionada por la ciencia, con aspiraciones para entrar en el MIT o en Caltech. Su hermana mayor es más mona, claro. Y le gusta más la moda y tiene más éxito con los chicos. Claramente es más tonta que Alex, que se mete con ella a menudo. Estereotipos de nuevo.

Para seguir aprendiendo:

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Cree que no sabe ser más que periodista y, por curiosa, anda ahora entusiasmada leyendo sobre la enseñanza de las matemáticas, sus fallos y sus mejoras en el mundo. Si se le hubieran dado mejor los números, puede que hubiera sido médico, como su padre y como su abuelo. Pero, además de sentirse apabullada por las derivadas, se le cruzó un reportaje de la revista Rolling Stone aquel año que pasó en Seattle. Domina el inglés y nunca pensó en las matemáticas como en el verdadero lenguaje universal. Es corredora de paseo marítimo de Torremolinos y tiene tres hijos que coleccionan ticks de Smartick: Pablo, Luis y Berta.
Berta González de Vega

Añade un nuevo comentario público en el blog:

Los comentarios que escribas aquí serán moderados y visibles para el resto de usuarios.
Para consultas privadas escribe a [email protected]

El e-mail se mantiene privado y no se mostrará publicamente.

Política de privacidad