Matemáticas de primaria

Smartick - Matemáticas a un click

Pruébalo gratis Abrir el Menú Móvil
¡Pruébalo gratis! o Inicia Sesión

02Dic

“Le dijeron que no comprendería la decena, ahora le encanta el cálculo”

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 

cálculo

Hace unos días, Ana vino muy contenta de su cole nuevo. Había sacado un 7,5 en matemáticas. Con ejercicios acordes a su edad. “Imagina la alegría, sobre todo suya, por las felicitaciones que recibió, de su profesora, por nuestra parte etc. Otro motivo más para felicitaros. Os llamaré San Smartick”, nos escribió su padre, Pablo, a continuación. Y, en Smartick, todos nos contamos la historia de Ana.

Nos encanta lo que hacemos a diario pero, cuando comprobamos que, detrás de nuestro trabajo, hay niños a los que les ayudamos así, estamos todavía más seguros de este proyecto y nos invade la necesidad de que sean muchos los que se enteren de qué le ha pasado a esta niña que antes iba triste al cole y ahora ya no. La primera vez que este padre nos escribió un correo, lo colgamos en la pared. Porque queremos que detrás de cada usuario haya caras e historias. La de Ana nos encanta.

¿Cómo contactáis con Smartick?

Con mi hija mayor, Ana, hemos hecho una travesía por el desierto. Tiene diagnosticado déficit de atención y, al conocer el colegio al que íbamos a cambiarla, donde conocen bien Smartick, en la entrevista, la directora nos recomendó que empezáramos con el programa. Era mayo. Ana, por entonces, no podía ver un número y ahora está encantada. El año pasado, en su otro colegio, nos llegaron a decir que no sabría multiplicar en su vida. Ahora Ana evoluciona y lo vemos. Su hermana pequeña, de siete años, además, ha querido hacer Smartick al ver a Ana. Las dos lo ven como un juego, no como una obligación.

Una de las cosas que nos proponemos con Smartick es que, al sentirse más seguros, ver que avanzan, aumente la autoestima…

Claro. Es que antes Ana estaba totalmente desmotivada. La tenían apartada en la clase. Y la veíamos muy triste. Menos mal que nos recomendaron a una neuropsicóloga que nos dijo que, si no estaba contenta, la cambiáramos de colegio. En marzo, le pusieron deberes de dos más dos. Y nos dijeron que no iba a ser capaz de entender la decena. Ahora se ve capaz, ha mejorado muchísimo, le encanta el cálculo y le gusta hacer Smartick.

¿Tenéis una rutina?

Lo hacen normalmente por la tarde a la misma hora, entre las seis y media y siete. Después de merendar. En el cole nos han dicho que primero los deberes y luego Smartick. Y Sol lo hace un poco antes. Los viernes por la tarde es el único día que no lo hacen.

¿Qué es lo que más les gusta? ¿Les motiva mucho la parte del avatar y del mundo virtual?

A Ana le encantaron los problemas de clasificar objetos. Ahora está luchando con las restas y la parte de las multiplicaciones le gusta mucho. Les gusta la parte de los juegos dedicados a la memoria, como el de Quédate con mi cara.

¿Les motiva el refuerzo positivo de darles ticks al acabar la sesión?

Claro, les hace mucha ilusión cuando ganan ticks y pueden comprar cosas para su habitación. Cuando lo de Halloween estaban como locas con los disfraces.

¿Vuestros amigos entienden que le dediquen vuestras hijas un rato por las tardes a las matemáticas u os ven como unos raros?

Mis amigos se creen que tengo acciones en Smartick porque les digo que, además de matemáticas, se les enseña a aprender a pensar y que mejora la compresión lectora, es atención, es razonamiento. Yo se lo recomiendo a todos los niños, tanto a los que van bien como los que van mal. Pero, además, es que a mis amigos les cuento que la educación media que recibimos en España deja mucho que desear. Es un nivel tan bajo que el refuerzo nunca viene mal.

Como nos dice PISA, atiende poco a la diversidad.

Bueno, con mi hija es que ya habían tirado la toalla. Con ocho años, Ana tiene un nivel de lógica y razonamiento normal pero tiene déficit de atención. La prueba es que ahora está fenomenal y ya la habían dado por perdida.

Se te ve un padre preocupado con asuntos educativos…

Sí, suelo ver las conferencias de Ken Robinson y me he leído su libro. Es que la educación es muy amplia y todos los niños tienen su potencial. Como aquella niña que cuenta que pensaba bailando y llegó a ser una importante coreógrafa. Hay muchos talentos, pero si no les dan la oportunidad, no se descubren. Ana está explotando su potencial ahora mismo. Es despistada, pero tienen unas capacidades en las que hay que fijarse. Ella se pasa el día dibujando y contando historias. Dice: “Te voy a contar un cuento” y coge seis folios y empieza a contar lo que le ha pasado en el colegio. Cuenta historias muy curiosas y eso nunca lo vieron en el colegio anterior.

¿Cómo ves la respuesta humana detrás de Smartick?

Siempre respondéis muy rápido. Y no sé cómo hacéis lo de los correos con los resultados de la sesión. Yo sí que entro en la parte del tutor, porque me gusta ver cómo han hecho las sesiones.

El padre de Ana (nombre ficticio) nos pidió que no pusiéramos el verdadero nombre de la niña porque no quería que ella misma se encontrara en internet esta historia. Por lo mismo, no publicamos la imagen de las niñas. De todas maneras, nos ha dicho que está encantado de atender, vía el equipo de Smartick, a las peticiones de ayuda que le lleguen de padres en situaciones similares.

¡Muchas gracias, Pablo!

Para seguir aprendiendo:

Berta González de Vega

Berta González de Vega

Periodista. Bloguera en Smartick. En los últimos años, lectora compulsiva de todo lo que tenga que ver con la educación. Madre de tres niños Smartick. Domina el inglés pero nunca pensó en las matemáticas como el verdadero lenguaje universal.
Berta González de Vega

Añade un nuevo comentario público en el blog:

Los comentarios que escribas aquí serán moderados y visibles para el resto de usuarios.
Para consultas privadas escribe a info@smartickmethod.com

El e-mail se mantiene privado y no se mostrará publicamente.

Política de privacidad

3 Comentarios

  • Mayte04 Dic 2014, 23:47

    Cuando conocí a Saul tenía 11 años y un pasado en el que lo escolar ( incluidas las mates) no era en lo que había que focalizar. Comencé por las matemáticas, la frustracciópn asociada a los fallos, la vergüenza por no saber las respuestas, nos impidió adquirir la practica sufuciente comi para superar esas barreras. Smartick con su refuerzos fuero la clave de que pudiera avanzar contento en su aprendizaje. Os lo recomiendo

    Responder
    • Berta González de Vega Dávila09 Dic 2014, 23:16

      Mayte, no encantaría conocer tu historia, si la quieres compartir, reservando el anonimato, claro, del niño.

      Responder