Matemáticas de primaria

Smartick - Matemáticas a un click

Pruébalo gratis Abrir el Menú Móvil
¡Pruébalo gratis! o Inicia Sesión

09Ago

Competir para crecer. Aprendizajes de la competición

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

competicion

Me encanta compartir con mis alumnos las vivencias y emociones que sienten cuando juegan un torneo de ajedrez. Sé que dentro de ellos habitan miedos, inseguridades, nervios…pero también valentía, afán de superación, autonomía. Y es que es en ese preciso momento, en el que se encuentran solos frente a las 64 casillas, cuando crecen como personas.

La competición, siempre y cuando sea sana, puede proporcionar a nuestros pequeños un aprendizaje para toda su vida:

  • Crecimiento personal. No buscamos campeones del mundo, sino que a través del deporte y la competición construimos personalidades dispuestas a superarse ante las adversidades, buscar caminos alternativos para alzarse con la victoria, luchar y resistir cuando se está en desventaja pero sobre todo, a no rendirse nunca.
  • Aceptar la derrota como parte del camino. Vivir y sentir las emociones que surgen ante “el fracaso”. Sensaciones como rabia, impotencia, frustración invaden la mente de cualquier deportista pero con la experiencia se va aprendiendo a no permitir que ellas ganen la partida de la mente y a saber sobreponerse transformando el error en aprendizaje.
  • Motivación. La clave del éxito deportivo es la superación personal atendiendo al propio proceso sin comparaciones. Los pequeños deportistas van estableciendo sus propios objetivos a corto y medio plazo que van consiguiendo con esfuerzo, implicación, persverancia y constancia. Cuando alcanzan uno de ellos sienten una gran satisfacción y autorrealización.
  • Alfabetismo emocional. La competición es emocional. En este escenario florecen gran cantidad de sentimientos, pensamientos y emociones que pasan desapercibidas en nuestro día a día pero que irremediablemente influyen en las vivencias y decisiones que vamos tomando. Aprovechar esta experiencia para enseñar a los jóvenes deportistas a ser conscientes de ellas, etiquetarlas, controlarlas y manejarlas les hará convertirse en personas emocionalmente sanas y equilibradas.
  • Compañerismo. Durante el transcurso de la competición somos rivales, pero después somos personas. El respeto al adversario es un principio que siempre debemos recordar, por ello es igual de importante aprender a ganar y a perder.
  • ¿Qué has aprendido hoy?. Cambiar el foco de atención desplazando el resultado a un segundo plano es una manera de enriquecer la experiencia competitiva. Es importante recordar que para que nuestro puzzle encaje a la perfección es necesario que cada pieza cumpla su función: los padres son los educadores emocionales y el entrenador es el técnico.

“El deporte tiene el poder de transformar el mundo. Tiene el poder de inspirar, de unir a la gente como pocas otras cosas. Tiene más capacidad que los gobiernos de derribar las barreras sociales”. (Nelson Mandela).

Para seguir aprendiendo:

María Rodrigo

María Rodrigo

Psicóloga clínica y deportiva. Investigadora i-PFIS en el Hospital Universitario Puerta de Hierro. Maestra Fide y Entrenadora Superior de la Federación Española de Ajedrez.
Integrante del equipo Smartick en el área de Jaquematick. Su labor se centra en el desarrollo de material específico para trabajar diferentes funciones cognitivas básicas (memoria, atención, funciones ejecutivas) y en la parte puramente ajedrecística.
Amante de los libros, las tardes de café y los deportes al aire libre.
María Rodrigo

Añade un nuevo comentario público en el blog:

Los comentarios que escribas aquí serán moderados y visibles para el resto de usuarios.
Para consultas privadas escribe a info@smartickmethod.com

El e-mail se mantiene privado y no se mostrará publicamente.

Política de privacidad