Matemáticas de primaria

Smartick - Matemáticas a un click

Pruébalo gratis Abrir el Menú Móvil
¡Pruébalo gratis! o Inicia Sesión

27Ene

Inglés, deportes, música, dibujo, libros ¿Y mates no?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn
inglés
Foto: I. Alix

 

Que a los niños les demos un empujón con el inglés es normal, ¿verdad? Se ve a diario cuando se advierten grupos de padres a las puertas de las cada vez numerosas academias o en la cantidad de campamentos de verano que tienen como objetivo que nuestros hijos dominen un idioma que se considera clave. Alguien podría decir que ya lo tienen en el colegio, más ahora con los planes de bilingüismo de muchas administraciones, pero está claro que sigue habiendo familias que creen que es beneficioso contar con una ayuda extra. Ningún profesor de inglés del colegio parece oponerse a eso ni se siente cuestionado. Yo fui de las privilegiadas a las que hace ya más de 30 años sus padres apuntaron a academias y mandaron a Irlanda varios veranos, de las que me pude ir con 16 años a EEUU a pasar un curso. ¿Qué me pasaba en las clases de inglés luego? Pues que iba más relajada, que no me suponían mucho esfuerzo.

Si leen más libros de los que se exige en el colegio tampoco se ve mal en las aulas, ¿no? Cualquier profesor estará encantado de tener alumnos infectados con el virus de la lectura, que se beban los libros los fines de semana. Una vez detectados a esos alumnos, los hay que les hacen recomendaciones extras y, si tienen la suerte de tener una biblioteca escolar bien surtida, les dejarán que acudan a ella a sacar libros. Ocurre en el colegio de mis hijos y es algo que me encantó saber. Incluso tienen bibliotecas pequeñas en cada clase y, si han terminado antes las actividades que manda el profesor, van a la estantería a elegir un libro. Nadie les dice que no se lancen tan rápido a libros con más páginas porque pueden estar dejando atrás al resto de la clase.

Que acudan a guitarra, danza, natación, ajedrez, a entrenamientos de fútbol o baloncesto, clases de yudo o a un equipo de triatlón infantil es algo que también se ve normal. No tanto cuando los padres nos empezamos a creer que nuestros hijos son los siguientes Messi o Pau Gasol, pero, por lo general, se da por sentado que no está mal que le dediquen un tiempo al deporte con moderación a la semana. La moderación incluye que tengan tiempo para hacer los deberes, por ejemplo, porque los hay que llegan a casa derrengados con apenas 10 años. Pero nadie en los colegios pone objeciones a que los alumnos hagan más deporte extraescolar, además del que practican en los recreos y en las clases de Educación Física.

Y ahora llegamos a las matemáticas. Ah, eso es distinto. “¿Que el niño hace Smartick? Claro, por eso va tan bien en matemáticas. Pero mire usted, es que se me está adelantando al resto de la clase, que lo deje de hacer”. Todos los que estamos en el equipo Smartick hemos escuchado a padres que nos transmiten esta queja de algún profesor. La última, hace unos días en un colegio de Málaga. Por eso he escrito este post. Es verdad que son los menos. Que nos gusta imaginar y sabemos que hay profesores encantados de que sus alumnos vayan mejor en matemáticas, porque es cierto que es muy difícil atender a la  diversidad en las clases y, en no pocas ocasiones, hay escasos apoyos. Lo vemos en los colegios en los que estamos implantados: hay diferencias muy notables dentro de cada aula. También lo comprueba PISA y TIMSS. Con nuestro método, adaptado a cada niño, mejoran los que necesitan un refuerzo y, a la vez, avanzan más los que pueden hacerlo a más ritmo que la clase. Algo que debería dejar contentos a todos, ¿verdad? Pues, a veces, cuesta. Pero seguiremos con nuestra labor.

Igual que sucede con el deporte, las mates mejoran con la práctica. Igual que sucede con los idiomas, con el inglés, cuanto antes empiecen a entenderlas y dominarlas, más oportunidades estaremos dándoles.

Para seguir aprendiendo:

Berta González de Vega

Berta González de Vega

Periodista. Bloguera en Smartick. En los últimos años, lectora compulsiva de todo lo que tenga que ver con la educación. Madre de tres niños Smartick. Domina el inglés pero nunca pensó en las matemáticas como el verdadero lenguaje universal.
Berta González de Vega

Añade un nuevo comentario público en el blog:

Los comentarios que escribas aquí serán moderados y visibles para el resto de usuarios.
Para consultas privadas escribe a info@smartickmethod.com

El e-mail se mantiene privado y no se mostrará publicamente.

Política de privacidad

2 Comentarios

  • Norma24 Mar 2017, 21:21

    Hola después de los 15 días de prueba como me doy de baja para q no me cobren

    Responder
    • Belén Rueda26 Mar 2017, 22:33

      Hola Norma:

      En el registro no pedimos ningún medio de pago, por lo que es imposible que cobremos después de los 15 días de prueba a las personas que no quieran continuar. Simplemente el día 16 no podréis entrar a hacer la sesión diaria de Smartick.

      Un saludo!

      Responder