Smartick Pruébalo gratis Abrir el Menú Móvil ¡Pruébalo gratis!
Smartick es un método online para que los niños dominen las matemáticas con solo 15 minutos al día
¡Pruébalo gratis!

07Jul

“Las matemáticas deberían comprenderse en vez de aprenderse”

comprenderseLa foto de Irene es en un cuarto con las persianas bajadas en pleno día. Se entiende si explicamos que es julio y está en Córdoba. Pero ella es de las que no se detiene a la hora de hacer Smartick. Nos contesta Francisco, su padre.

¿Cómo conoció Smartick? ¿De qué le surge la inquietud por reforzar las matemáticas de su hija?

Conocí Smartick a través de un artículo de prensa que leí durante el verano del año pasado. Creo que fue en El País. Inmediatamente me llamó la atención ya que soy de los que pienso que las nuevas tecnologías nos ofrecen enormes posibilidades. Las matemáticas son una asignatura constante en nuestro sistema educativo. Además, te las vas a seguir encontrando en muchísimas otras materias (física, dibujo, etc.). Pero algo básico para poder avanzar es tener los conocimientos previos bien firmes. Esto es básico. Las matemáticas deberían comprenderse en vez de aprenderse. Siempre me ha preocupado ver cómo chavales que han sido buenos estudiantes, al llegar a la secundaria, empiezan a flaquear en las matemáticas. El origen de esto puede ser variado pero, cuanto más fuertes sean las raíces, mejor asimilarán los nuevos contenidos y su confianza se verá menos perjudicada.

Inicialmente, ¿le echó para atrás que fuera un método en internet, en vez de clases particulares u otros métodos que son de hacer cuadernillos?

En absoluto. Un buen método serio y eficaz por internet era lo que estaba buscando. Smartick me ofrece con creces lo que deseaba.

¿Cuáles son las ventajas que le encuentra a Smartick? ¿Qué cambiaría?

La ventajas son múltiples: horario flexible, libertad de lugar de realización, ejercicios generados al instante en base a las respuestas previas del alumno, entorno divertido, información detallada a los tutores, precio… Me dejo muchas más en el tintero. Sobre lo que cambiaría… sinceramente, me gustaría que el método pudiera alargarse más allá de los 14 años. Es un pena que no llegue más allá de esa edad.

Si le dice a otros padres que su hija está haciendo este programa, ¿le miran como a un extraterrestre?

La reacción inicial suele ser de interés. Suelen preguntar sobre el método y algunos a los que se lo hemos enseñado directamente realmente llegan a entusiasmarse. Algunos amigos han iniciado a sus hijos gracias a nuestros comentarios. También es cierto que la inmensa mayoría cambia el gesto cuando se enteran de que es de pago. Internet tiene esas cosas… muchas veces nos pensamos que todo es gratis.

¿Cree que, en general, hay conciencia entre los padres sobre la importancia de las matemáticas en el mundo en que vivimos?

Buena pregunta. Creo que los padres nos sabemos de memoria el hecho de que las matemáticas son y serán siempre muy importantes, pero solemos pecar de confianza pensando que con lo que les enseñan en el colegio basta. Si nos fijásemos de verdad veríamos que casi todo lo que nos rodea es matemáticas y que dar a los niños la posibilidad de empezar a razonar esto ellos mismos es maravilloso. Muchas personas se escudan con el pensamiento: “Bueno, yo también era bastante malo con las matemáticas, así que es normal que se le atasquen”.

¿Ha notado algún efecto colateral inesperado en Irene? Algunos padres nos dicen que sus hijos mejoran la comprensión lectora.

Irene ha mejorado mucho su comprensión lectora. No sabría decir qué parte de responsabilidad tiene Smartick en ellos, pero es innegable que ha mejorado mucho. Me asombra la capacidad de comprensión y resolución de algunos de los problemas que tienen un enunciado realmente largo. También es interesante la capacidad de manejo del ordenador que ha adquirido durante este tiempo. Su forma de navegar por la plataforma y lo sencillo que le resulta todo.

¿Tienen una rutina para hacerlo? ¿Qué es lo que más le cuesta?

Tratamos que lo haga todos los días, sin perder ni uno solo. Intentamos que para esto no haya ni fines de semana, ni fiestas. Incluso cuando nos hemos pegado una escapada fuera de casa unos días intentamos buscar algún sitio con WiFi abierta para que pueda hacer su sesión diaria (la primera vez que multiplicó fue en una mesa apartada de un restaurante de comida rápida…). Evidentemente cuando ha sido imposible hacer la sesión, no se ha hecho y no ha pasado nada, pero la constancia es importante en este tema. 15 minutos diarios de buenas matemáticas suman algo menos de 2 horas semanales. Eso sin contar lo que hace en el mundo virtual, que también son matemáticas. Su hora habitual de Smartick es poco después de comer. Siempre, siempre hay que recordárselo y le cuesta empezar a hacerlo, pero una vez ha comenzado empieza a disfrutar y nunca se queja después. Su hermana Claudia, de 4 años, está interesadísima y deseando que le llegue el turno de iniciarse con Smartick. Lo hará a mediados de agosto.

¡Muchas gracias, Francisco e Irene, por compartir vuestra experiencia con Smartick!

¿Eres alumno o tutor Smartick y quieres que te entrevistemos? Contáctanos y lo haremos encantados.

Para seguir aprendiendo:

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Cree que no sabe ser más que periodista y, por curiosa, anda ahora entusiasmada leyendo sobre la enseñanza de las matemáticas, sus fallos y sus mejoras en el mundo. Si se le hubieran dado mejor los números, puede que hubiera sido médico, como su padre y como su abuelo. Pero, además de sentirse apabullada por las derivadas, se le cruzó un reportaje de la revista Rolling Stone aquel año que pasó en Seattle. Domina el inglés y nunca pensó en las matemáticas como en el verdadero lenguaje universal. Es corredora de paseo marítimo de Torremolinos y tiene tres hijos que coleccionan ticks de Smartick: Pablo, Luis y Berta.
Berta González de Vega

Añade un nuevo comentario público en el blog:

Los comentarios que escribas aquí serán moderados y visibles para el resto de usuarios.
Para consultas privadas escribe a [email protected]

El e-mail se mantiene privado y no se mostrará publicamente.

Política de privacidad