Matemáticas de primaria

Smartick - Matemáticas a un click

Pruébalo gratis Abrir el Menú Móvil
¡Pruébalo gratis! o Inicia Sesión

07Jun

Victoria del Liverpool en la Champions y matemáticas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn
champions
Foto: Tolga Bozoglu / EFE)

Cuando el Liverpool levantó la Champions en Madrid, los aficionados no estaban nada interesados en las matemáticas. Bueno, un poco sí. En el 2-0 que consiguieron frente al Tottenham. No les hacía falta más números. Era tanta la alegría, que se les había olvidado las cuentas que habían tenido que hacer para estar ese fin de semana en Madrid, con los precios de los vuelos y los hoteles por las nubes.

Pero, para ganar la Champions, los responsables del Liverpool habían hecho otros números. El dueño del equipo es el magnate americano John W. Henry, también propietario de los Boston Red Sox. El millonario broker, fanático de las predicciones matemáticas, supo ver el poder del estudio de las estadísticas cuando contrató a uno de los hombres que inspiró la película Moneyball. Un informe del físico y matemático de Cambridge Ian Graham le convenció en 2015 de que fichara al alemán Jurgen Klopp, entrenador del equipo que ha podido levantar la Champions. Klopp había conseguido que el Dortmund tuviera muchas oportunidades de gol, aunque no se materializaran. La suerte, incluso para un matemático, es un factor. Pero la probabilidad es la que es: cuantas más veces te acerques a portería, más cerca puede estar la sonrisa de la fortuna.

No le queremos quitar mérito a una afición que pone los pelos de punta cuando entona el You’ll never walk alone en Anfield. Pero el caso del Liverpool es un claro ejemplo de que las matemáticas, el análisis de estadísticas, ha llegado para quedarse al fútbol. Es cierto que le quita romanticismo. Ya no se trata tanto de que los ojeadores vean jugadas en directo, sopesen el carácter de los jugadores o su resistencia física, sino de que matemáticos estén mirando números con sus ordenadores.

Los gurús del portátil. Pases, llegadas a portería, lesiones, tiempo con la pelota al ataque. Eso vale también para la predicción de lesiones, como ha demostrado el equipo sorpresa en España, el Getafe, que tiene contratada a una tecnológica israelí que ayuda a predecir cuando los jugadores pueden estar al borde  de las lesiones. Ha sido el equipo con menos lesionados en primera división de la liga española.

Pero volvamos a Graham, protagonista de un amplio reportaje del New York Times, aquel niño que fue fan de un Liverpool que vivió una época gloriosa cuando él crecía. Tiene un equipo de analistas para estudiar con números los partidos, los jugadores, los oponentes. Sus conclusiones, “elaboradas con matemáticas de doctorado”, según el NYT, pasan luego al banquillo en un formato que se puede entender, consejos de entrenador aparentemente normal.

Una de las responsabilidades más grandes de Graham es decirle al club a quién tiene que fichar y a quién debe echar, dependiendo de las estadísticas que él estudia. No se deja influir por los vídeos, no quiere que las imágenes de los jugadores le supongan tener favoritismos. ¿Cómo llegó a tener esa responsabilidad un estudiante de doctorado de Física de Cambridge? Graham estudiaba un campo al que veía más pasado que futuro y dejó de apasionarle. Entonces, se enteró de que una start up de Londres buscaba perfiles de matemáticos y físicos para hacer análisis de datos en el mundo del fútbol. Lo ficharon –entendemos que tras una entrevista personal, no viendo sólo sus números– y le dijeron que se leyera Moneyball.

Varios años después, trabaja para uno de los protagonistas del libro y el Liverpool es campeón de la Champions. No está solo en Liverpool, You´ll never walk alone. En su equipo tiene a un astrofísico y a un matemático.

Otra historia motivadora para cuándo los niños os pregunten para qué sirven las matemáticas.

Para seguir aprendiendo:

Berta González de Vega

Berta González de Vega

Periodista. Bloguera en Smartick. En los últimos años, lectora compulsiva de todo lo que tenga que ver con la educación. Madre de tres niños Smartick. Domina el inglés pero nunca pensó en las matemáticas como el verdadero lenguaje universal.
Berta González de Vega

Añade un nuevo comentario público en el blog:

Los comentarios que escribas aquí serán moderados y visibles para el resto de usuarios.
Para consultas privadas escribe a info@smartickmethod.com

El e-mail se mantiene privado y no se mostrará publicamente.

Política de privacidad