Smartick Pruébalo gratis Abrir el Menú Móvil ¡Pruébalo gratis!
Smartick es un método online para que los niños dominen las matemáticas y la lectura en solo 15 minutos al día
¡Pruébalo gratis!

19Jun

El papel de las emociones en el aprendizaje

<a href='https://www.freepik.es/fotos/fondo'>Foto de Fondo creado por jcomp - www.freepik.es</a>
Foto de Fondo creado por jcomp – www.freepik.es

Emoción = E-movere

La emoción es una sensación o percepción, una elaboración de lo que sentimos. Son también un impulso para la acción. Las emociones generan interés y empatía y son contagiosas, personales e intransferibles; pueden ser fugaces, estables o conducirnos hacia otra emoción.

Somos seres emocionales

“Evolucionamos, aprendemos, maduramos con y a pesar de nuestras emociones”. 

Desde que nacemos ya se diferencian las dos primeras emociones: placer y displacer (miedo, dolor). El bebé llora cuando algo le incomoda y ríe o duerme cuando está tranquilo. A partir de estos primeros momentos, vamos experimentando toda una variedad de emociones entre estas dos primarias. Cada experiencia o aprendizaje estará vinculado a una emoción, diferente en cada uno de nosotros en función del entorno, relaciones personales y nuestra experiencia interna o características individuales.

Sobre esto Jensen (2004) comenta que: “El miedo y el placer son las únicas emociones con zonas específicas en el cerebro. Activan circuitos de neuronas precisos que permiten actuar efectivamente ante las amenazas, los peligros o los estímulos de placer. Por tanto, agilizan el aprendizaje de las conductas vitales en el caso de las amenazas y de la adquisición de habilidades en el caso del placer”.

En los primeros años del cole casi todo es relacional, afectivo y emocional, lo que nos ayuda a construir nuestra propia imagen, así como nuestros gustos y preferencias. La emoción nos ayuda a relacionarlos con los demás y a regular la intensidad con la que vivimos la frustración o la alegría, por ejemplo.

Emociones positivas y emociones negativas

Las emociones positivas son expansibles y las negativas pueden afectarnos interiormente y necesitan mayor control. Sabemos que una conducta que produce una emoción positiva provoca la tendencia a ser repetida. Por el contrario, una negativa produce una reacción de huida.

Las emociones pueden influir en los niños positiva o negativamente y, especialmente, en su motivación para seguir aprendiendo. Una emoción positiva consolida mucho mejor el aprendizaje. Si queremos conseguir un recuerdo que pase a la memoria deberá haber una emoción. Memorizar un dato no es emocionante, descubrir o resolver un reto, sí lo es. Jensen (2004) también señala que “las actividades que retan al cerebro a aprender propician la salud del mismo y la preparación para enfrentar las más variadas situaciones en la vida y con menores niveles de estrés, ya que el proceso mismo de encarar la nueva situación, más que los resultados de la acción es lo que tonifica la actividad cerebral”.

Las emociones negativas, con estrés o con malas experiencias vividas de forma duradera, bloquean el aprendizaje. Una sensación de fracaso, frustración o desasosiego genera interferencias en el aprendizaje por la anticipación de fracaso de los niños ante una asignatura y son difíciles de revertir.

Es muy importante crear entornos de calidad en los colegios, donde el profesor pueda controlar el “buen rollo” en el aula y favorecer que los alumnos se expresen de forma adecuada (en asambleas, a través del arte, debate u oratoria, incentivando la empatía y ayudando a la resolución de conflictos en el aula).

En Smartick nos esforzamos en generar un entorno de aprendizaje agradable y motivador para mejorar las condiciones del aprendizaje. Colocamos al niño en su nivel exacto para que aprender matemáticas le suponga un reto asequible y estimulante. Usamos juegos y refuerzos positivos para garantizar que obtengan porciones de éxito que les hagan sentirse bien y con deseos de repetir sus sesiones.

Referencias:

  • Jensen, Eric (2004) Cerebro y aprendizaje. Competencias e implicaciones educativas. Madrid. Narcea S.A. Ediciones
  • Beatriz E. Marcano Lárez Universidad de Oriente- Nueva Esparta. Programa de Educación Integral (Venezuela). Teoría de la Educación. Educación y Cultura en la Sociedad de la Información. Vol. 7. No2. Diciembre 2006. 

Para seguir aprendiendo:

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Psicóloga especializada en Neurodesarrollo y Maestra de Educación Infantil.
Forma parte del equipo de desarrollo de contenidos de Smartick. Su labor se centra principalmente en la adaptación de los contenidos a los niños con necesidades educativas especiales y en el desarrollo de materiales en los que se trabajen las funciones cognitivas básicas.
Le gusta perderse en lugares lejanos y disfrutar con los más pequeños.
Elena Morán

Añade un nuevo comentario público en el blog:

Los comentarios que escribas aquí serán moderados y visibles para el resto de usuarios.
Para consultas privadas escribe a [email protected]

El e-mail se mantiene privado y no se mostrará publicamente.

Política de privacidad

5 Comentarios

  • Galvarino Daniel Tilleria Perez 01 Mar 2021, 15:39

    Comparto plenamente el rol de las emociones en los aprendizajes escolares. Ya Vigotski se había detenido en ellas, pero los sistemas educativos no repararon en su importancia. ¡Hasta hace muy poco! Evidentemente, adhiero a que “Las emociones generan interés y empatía y son contagiosas”, como expresa el texto; sin embargo, estos artículos, que son cada vez más necesarios para los educadores, son generales, aportan o se centran sólo a la educación común, y las discapacidades se quedan afuera, ¡una vez más!, sobre todo la discapacidad intelectual. Poco o nada se ha estudiado el rol de las emociones en niños y niñas con discapacidad intelectual, menos aún todo aquello que se suma al trabajo áulico a partir de las disciplinas artísticas, como si estos escolares no tuvieran esa capacidad humana de emocionarse y aprender a aprender, sabiendo que “Una emoción positiva consolida mucho mejor el aprendizaje”. Faltan trabajos investigativos destinados a una población en constante crecimiento, que históricamente están en instituciones aisladas, trabajan a puertas cerradas, para niños y niñas que pesa el “no puede”, “no logra”, “no conceptualiza”, etc., donde prevalecen las discapacidades por sobre las capacidades. ¿Qué trabajo hemos leído acerca del aprendizaje y la importancia de las emociones de niños y niñas con discapacidad intelectual? Hasta ahora, demasiado poco para esta modalidad educativa. Les dejo una bibliografía para comenzar a mirar los aprendizajes en las escuelas de educación especial:
    El área de educación artística y la discapacidad intelectual. De la Teoría de las Inteligencias Múltiples a la Neuroeducación, de editorial Homo Sapiens
    Cuando hablamos de inclusión y de igualdad de oportunidades, la escuelas y los escolares con discapacidad intelectual, deben tener exactas oportunidades educativas. Y si los lenguajes artísticos son la puerta de entrada, las emociones son la manija de ingreso.

    Responder
    • Smartick 03 Mar 2021, 09:44

      Hola Galvarino:

      Muchas gracias por compartir tu reflexión con nosotros.

      ¡Un saludo!

      Responder
  • Maria isabel garcia Dircio 20 Feb 2021, 10:45

    Excelente información para el desarrollo de mis funciones docentes. Muchas gracias.

    Responder
  • Yrene Garcia 23 Sep 2020, 00:28

    Memorizar un dato no es emocionante, descubrir o resolver un reto, sí lo es. Jensen (2004)
    Me encantó este pensamiento y lo confirmo en la experiencia positiva que tienen mis hijas con Smartick.
    Smartick se enfoca en que el aprendizaje sea una aventura fascinante!!!!

    Responder
    • Smartick 23 Sep 2020, 18:11

      Muchas gracias Yrene, ¡nos encanta que te encante Smartick y que tus hijas disfruten aprendiendo con nosotros!

      Responder